Cardenal Arizmendi: Otro país, desde Dios