La Santa Sede se une a la OMS como observador permanente