Traficantes, extorsión y sueños rotos: el camino de los migrantes lleva peligros