A 30 años de los Acuerdos de Paz, salvadoreña agradece ya no correr por su vida