Cardenal Czerny: La hospitalidad genera vida