Misericordia y amor disipan la religiosidad hipócrita, dice el papa en Malta