El proceso sinodal: escuchar al Pueblo de Dios