Religiosos de Latinoamérica: Acompañamos un horizonte esperanzador