Sínodo de los Obispos. Primer balance del proceso sinodal: alegría y dinamismo