El Papa: “no podemos pagar el precio de la dignidad humana por el progreso”